¿Cómo reclamar a la compañía de seguros?

Ante un siniestro siempre podemos encontrarnos con dificultades y no estar conformes con la postura de la compañía aseguradora, bien por la interpretación de la cobertura del siniestro, por la valoración de los daños o por cualquier otra discrepancia que pudiera surgir entre asegurado y aseguradora. Cuando un asegurado se encuentra en alguna de estas situaciones resolver el conflicto con la compañía no es nada sencillo, por lo que a continuación detallamos los pasos a seguir si no estás conforme con la aseguradora en la gestión del siniestro.

1) Departamento del Defensor del Asegurado. Es normal que las compañías aseguradoras tengan un Departamento de Defensor del Asegurado, por lo que deberá ser a este departamento a quien primeramente dirijamos la reclamación. Este departamento deberá resolver la reclamación en un plazo no superior a los dos meses desde que la misma fue presentada.

2) Dirección General del Seguro y Fondo de Pensiones. Si la respuesta del Departamento del Defensor del Asegurado no ha sido satisfactoria, o simplemente no le han dado una respuesta, el siguiente paso sería trasladar la queja al órgano administrativo correspondiente que es la Dirección General del Seguro y Fondo de Pensiones. Para poder acudir a esta vía es necesario demostrar que previamente se ha presentado reclamación al Defensor del Asegurado y que no le han dado respuesta o la misma le resulta insatisfactoria. Puede consultar aquí el formulario de quejas y reclamaciones de la Dirección General del Seguro y las instrucciones para formular la reclamación.

La Dirección General del Seguro deberá, en un plazo de cuatro meses, emitir un informe que tendrá que contener unas conclusiones claras en las que se haga constar si hay incumplimiento de la entidad aseguradora. No obstante, esta resolución no es vinculante.

3) Arbitraje o vía judicial. Finalmente, si en ninguna de estas vías ha obtenido un resultado favorable, podrá dirigirse a los tribunales o instar el procedimiento de arbitraje. Aunque, también puede saltarse todos los pasos previamente indicados, y dirigirse directamente al arbitraje ordinario, al arbitraje de consumo (al que están adheridas algunas compañías) o a la vía judicial.

Comentarios

comentarios