¿Qué es un seguro de comercio?

El seguro de comercio permite cubrir los múltiples riesgos que pueden amenazar tu negocio, como por ejemplo, los robos y siniestros, los cuales son los que más preocupan por el coste elevado de los daños que estos provocan. No obstante, los daños por agua son los más habituales.

Según la Memoria social del seguro español editada por la Unespa, en el año 2015 se registraron 404.377 siniestros en comercios en toda España, que afectaron a uno de cada cinco de los establecimientos asegurados.

Consulta aquí la Memoria social del seguro español de la Unespa 

Conceptos claves del seguro de comercio

Para saber si tenemos correctamente asegurado un negocio, es preciso tener claro dos conceptos esenciales de la póliza:

  •  Capital de continente:

    Si eres propietario del local en que se ejerce la actividad, debes valorar y declarar correctamente el capital de continente. En cambio, si eres inquilino de dicho local, deberás asegurar las obras de reforma que se hayan realizado.

  • Capital de contenido:

    El mobiliario, maquinaria, equipos electrónicos, así como las mercancías que se tengan en el comercio deben ser detalladas y valoradas correctamente.

¿Qué coberturas debe tener un seguro de comercio?

La póliza de un comercio debe contar al menos con las siguientes coberturas que consideramos básicas:

  •  Daños por agua y daños por fenómenos atmosféricos.

  • Incendio.

  • Daños eléctricos.

    Esta cobertura es fundamental en un seguro de comercio. Las subidas o bajadas de tensión pueden causar daños cuantiosos en los aparatos eléctricos que se tengan en el local como cajas registradoras, ordenadores, teléfonos, cámaras de frío, etc.

  • Robo.

    Esta garantía protege tu  negocio ante el robo o intento de robo. Las pólizas garantizan la indemnización por el contenido sustraído, así como los daños causados en el local.

  • Rotura de cristales, letreros y rótulos

  • Pérdida de beneficios.

    En caso de que un siniestro provoque la paralización de la actividad, se garantizan los gastos que no se pudieran evitar aunque el local no esté en funcionamiento.

  • Responsabilidad Civil.

    El seguro de comercio puede incluir la Responsabilidad Civil como propietario o inquilino del local, así como la Responsabilidad Civil por la actividad o responsabilidad civil patronal respecto a los empleados que se tenga contratados. Es importante en este caso tener en cuenta el capital asegurado y los límites y sublímites por víctimas.

Te podemos asesorar para encontrar el mejor seguro de comercio para tu negocio

Seguro de Comercio

Comentarios

comentarios