¿Qué hacer si declaran tu coche “siniestro total”?

en

La indemnización por siniestro total es una de las cuestiones que más conflictos genera en los seguros de coche entre conductores y aseguradoras. Generalmente, los usuarios siempre consideran bajas las cantidades que ofrecen las compañías.

Si te encuentras en esta situación debes saber que puedes reclamar a tu aseguradora, incluso reclamar ante los tribunales. A continuación te explicamos cómo.

¿Qué significa siniestro total en los seguros de coche?

Un siniestro total tiene lugar cuando se produce la destrucción total del vehículo, tras sufrir un accidente de tráfico, un robo, un golpe, etc. De tal modo que la reparación de los desperfectos no resulta viable, desde el punto de vista técnico o económico.

  • Técnicamente:

    El arreglo es inviable si es imposible devolver el vehículo a las condiciones de uso, de seguridad o estéticas que poseía antes de producirse el percance.

  • Económicamente:

    El arreglo no es factible cuando el coste del mismo es muy superior al valor que el coche tiene en el mercado.

¿Qué es el valor venal, el valor a nuevo y el valor de afección?

En muchos contratos de los seguros de auto se hace referencia a estos tres términos, a continuación te explicamos su significado:

  • Valor venal:

    Es el valor de venta del vehículo siniestrado, justo en el momento de producirse el accidente o siniestro.

  • Valor a nuevo:

    Es el precio de venta al público, incluyendo los oportunos impuestos y recargos legales.

  • Valor de afección:

    Es el resultado de sumar, al valor venal, un porcentaje que oscila entre el 20 y el 30 por ciento.

¿Qué hacer si no estas conforme con la indemnización ofrecida?

Puede ocurrir que la indemnización que te ofrezca la aseguradora no te satisfaga y decidas efectuar una reclamación.

Si eres culpable del siniestro y tenías contratada la cobertura de daños propios, tendrás que comprobar lo establecido en tu póliza. Algunos seguros de coche estipulan que la aseguradora no cubre la reparación del auto, si el coste de dicha reparación es superior al valor venal del vehículo en el momento del siniestro. También debe quedar claro el criterio que se sigue a la hora de indemnizar. Si la compañía aplica el valor venal y no resultas satisfecho, puedes solicitar un incremento aplicando el valor de afección, realizar una nueva peritación o, en último término, ir a los tribunales.

Si por el contrario no fuiste culpable del siniestro, puedes recurrir a lo estipulado en el artículo 1.902 del Código Civil: “aquel que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”. Por tanto, tendrías el derecho a ser indemnizado totalmente.

La situación ideal consistiría en que tu aseguradora te abonara el importe íntegro de la reparación del coche, para devolverlo al mismo estado en el que se encontraba antes del siniestro. Sin embargo, las discrepancias surgen cuando el coste de la reparación supera con creces el valor venal.

Reiterada jurisprudencia ha considerado que, en este caso, procede el resarcimiento íntegro de los desperfectos, conforme al artículo 1.902 del Código Civil.

 

comparador seguro de coche

Comentarios

comentarios